La inversión inmobiliaria en estos tiempos que vivimos, se encuentran ubicadas donde hay algunas nubes que no nos permiten ver con claridad el panorama, es por ello importante analizar las opciones de inversión existentes.

Tradicionalmente se considera al bien raíz como el rey de las inversiones, si la medición la hacemos por rentabilidad anual o como por plusvalía. Actualmente, el mercado inmobiliario nos ofrece una gama de opciones y alternativas novedosas.

Algunas son más seguras y otras tienen mayor riesgo. Ser propietario de un inmueble, ya sea terreno, casa, oficina, local, bodega, quinta o rancho, nos debe generar un rendimiento anual positivo, así como una plusvalía.

Sin embargo no siempre sucede así, porque puede ser que no logremos rentarlo o hacerlo producir y nos genere un costo anualmente porque tenemos que pagar el impuesto predial, la administración, el mantenimiento, la conservación y la vigilancia.

Lo anterior nos produce un retorno negativo anual por muchas razones, como no poder conseguir clientes calificados o confiables para arrendarla, por las condiciones del inmueble, por la ubicación, por la inseguridad de la zona o región, entre otros factores.

Estos vehículos de inversión ofrecen dividendos trimestrales que son productos de las rentas que cobran, una vez descontado la administración del portafolio. Hay Fibras y fondos que buscan tener inversiones con puros clientes Triple A y con contratos de arrendamiento a largo plazo de los llamados Triple Net ,donde además de que el inquilino paga la renta también paga el seguro, los impuestos y el mantenimiento del inmueble.

Estas Fibras y Fondos generan un retorno van desde el 5 al 8 por ciento anual, además de las plusvalía o la inflación.

La recién aprobada Reforma Fiscal en los Estados Unidos, a iniciativa de Donald Trump, ofrece a las Compañías Norteamericanas la posibilidad de repatriar capitales por vía de la venta de los activos inmobiliarios localizados en el extranjero mediante el esquema de Sale and Lease-back.

Debido a esto, se nos han acercado Fibras y Fondos interesados en invertir en este tipo de productos que generan rentabilidad inmediata. Lo anterior se da en un entorno donde existe incertidumbre por el proceso electoral de nuestro país, así como por la larga espera de los resultados de la Renegociación del Tratado de Libre Comercio.

En estos tiempos que vivimos, donde hay algunas nubes que no nos permiten ver con claridad el panorama, hay que analizar cuidadosamente todas las diferentes opciones de inversión inmobiliaria que existen. Sugiero que se vean los pros y los contras de cada inversión, para así sopesarlas bien y poder estar en condiciones de tomar una decisión en donde estemos suficientemente bien informados.

Recordemos que muchas veces nos ofrecen rentabilidades en el futuro que si volteamos a ver la realidad del mercado de las inversiones comparables, no es posible que sean alcanzables. Por eso debemos tener muy presente el refrán que dice: “prometer no empobrece y dar es lo que aniquila”; por lo tanto, es muy importante hacer a conciencia un análisis apoyado con algún Asesor Inmobiliario Certificado (AIC), antes de hacer nuestras próximas inversiones en el amplio mercado de los bienes raíces. ¡Hasta la próxima!

El autor es experto del sector inmobiliario en México. Es presidente de la firma de bienes raíces líder en el País, Realty World México, y presidió la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (FIABCI) en 2014, 2015 y 2016. Capítulo México. jorge@realtyworld.com.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

Relaciones con el público

Relaciones con el cliente

Relaciones con otros Agentes Inmobiliarios

Fuente

El financiero

JUEVES, 12 DE MARZO 2018
www.elfinanciero.com.mx

Servicios Inmobiliarios Si Espinosa Venta y Renta de locales comerciales en Puebla